Gmail: sólo con invitación

Cuando Google presentó al público su sistema de correo electrónico gratuito basado en Internet, mejor conocido como Gmail, llegaba a un mercado que ya estaba practicamnte repartido. Eran épocas en que Hotmail (de Microsoft) y Yahoo Mail (en varias versiones) acaparaban el mercado.

Para abrirse camino Google utilizó dos estrategias: la primera era la de ofrecer una cantidad de almacenamiento superior a la competencia (2 GB en ese entonces), pero además de esto aprovecho un factor muy humano.

En ese entonces, al contrario de lo que ocurría con otros sistemas, no cualquiera podía llegar y abrir una cuenta. Para ello era necesario contar con una invitación.

Estas invitaciones en un principio fueron sumamente escazas y sólo un grupo de privilegiados pudieron obtenerlas. Esto generó una espectativa y un deseo. “Si ellos la tienen, yo quiero una“, fue lo que el subconsicente le dijo a un grupo cada vez mayor de gente.

El factor “wann’a’ be” fue destado.

Poco a poco Google comenzó a liberar invitaciones a los suscriptores y estos a su vez comenzaron a repartirlas entre conocidos (que en su mayoría ya “salivaban” en torno a la posibilidad de agregar un @gmail.com a su nombre) con lo que desataron una segunda fuerza de nuestra naturaleza humana: “me la está dando, a título personal, una persona X que estimo-quiero-respeto-sigo, por lo que debe de ser ago bueno“.

La dichosa promoción “boca a boca” en todo su esplendor.

Conforme las invitaciones comenzaron a circular se establecieron foros de gente que regalaba, repartía y hasta rifaba las codiciadas invitaciones, transformandose en una especie de mercado de “trueque” solidario en el que a cambio de una invitación a la tierra prometida de Gmail se obtenía a cambio una garantía de amistad eterna.

El furor desatado por el sistema de invitaciones duró un buen tiempo y logró el objetivo de Google: lanzar a su servicio a los primeros lugares y transformarse en uno de los más solicitados proveedores de correo electrónico gratuito del mundo.

Una campaña viral que, por si misma, logró una masa crítica y pudo explotar de la mejor manera.

Foto: ijulien via photo pin cc

About The Author

Related Posts

Leave a Reply